Esta instalación efímera busca reactivar un espacio en desuso de un edificio histórico en Tenerife

1

¿Cómo transformar y reactivar un patio vacío de un edificio histórico en un lugar de encuentro para una serie de actividades y conciertos de barrio, sin tocar paredes ni suelo? Ese era uno de los retos al que se enfrontaba el grupo del laboratorio ‘Diseño y Arquitecturas Colaborativas’ de la Tenerife Design Week 2016.

El grupo multidisciplinar, compuesto por estudiantes de la Universidad Europea de Canarias, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna y la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Tenerife, Fernando Estévez, coordinados por los arquitectos y profesores de la Universidad Europea de Canarias, Constanze Sixt y Alejandro Beautell, abordó el proyecto de crear una instalación efímera en el edificio, antiguo lavadero de la ciudad, hoy convertido en sala de exposiciones de arte contemporáneo.

A este grupo se unió la asociación de vecinos del pequeño barrio de Los Lavaderos cuyo local se encuentra contiguo al edificio histórico, ofreciendo su conocimiento y prestando sus instalaciones y ayuda para realizar los talleres de fabricación de la instalación.

Recordando la presencia de los tejidos que se lavaron y secaron en el edificio, e inspirado por el trabajo de las vecinas que utilizan el trapillo como material para sus manualidades, se realizó una cubierta textil para el patio, ligera, adaptable y colorida.

The Roof – la cubierta –  se conforma por cuerdas tensadas de las que cuelgan tiras de trapillo de color rojo. La cálida luz teñida de rojo, que parte del patio y se refleja en el interior del edificio, actúa como una señal que se percibe desde la entrada e invita a los transeúntes a pasar a su interior.

La cubierta actúa a modo de brise-soleil; es un umbráculo que forma un espacio íntimo, acogedor, a la vez que se abre hacia el entorno, al permitir la visión del paisaje montañoso contiguo.

Con un único material, la tela, se creó una sombra colorida, para transformar un espacio escondido, desamparado, expuesto al sol, en un lugar de encuentro, en un ambiente sorprendentemente acogedor y divertido.

Para no tocar la estructura de la construcción histórica, se optó por un sistema de andamios industriales como soporte de la cubierta. Este sistema tiene la ventaja de ser auto-portante, y además puede ser utilizado como mesa, banco o escenario para los conciertos y workshops que se celebran durante la Design Week. En su cara vertical se fijaron lonas blancas, que sirven de pantalla para la proyección de vídeos y películas. Además de su flexibilidad de uso y disposición, los andamios sintonizan con la esencia efímera de la instalación que permanecería abierta exclusivamente durante la Tenerife Design Week.

Después del evento, todos los elementos empleados han sido recuperados y están siendo reutilizados en su totalidad: Los andamios volvieron a obras de construcción y el  trapillo está actualmente siendo convertido, por las señoras de la asociación de vecinos, en una alfombra roja para la imagen de la virgen de Fátima que se guarda en su local.

Vía: Plataformaarquitectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s