[CONCURSO] Kid’s Factory

3

Asunto

“Todos los mayores han sido primero niños, pero pocos lo recuerdan”.

Antoine de Saint-Exupéry, El Principito.

Del Peter Pan de Barrie al Principito de Saint-Exupéry, son infinitas las tentativas de capturar el tímido puñado de años que la niñez abarca. Un tiempo en el que la realidad no era sino accesorio de la imaginación. Un tiempo decisivo que define la más profunda roca en la que sedimentan los corales de la edad adulta.

La niñez supone un reto fascinante para el proyectista: el adulto percibe la arquitectura según una lógica funcional- cada espacio tiene su uso, cada elemento tiene su finalidad. En cambio, no es así para un niño. Para un niño el espacio es exploración, oportunidad continua e inagotable, telón de fondo para la puesta en escena de sus sorprendentes aventuras: cada ambiente puede ser algo diferente, cada lugar puede estar en otra parte.

Consecuentemente, cuando un lugar ya no logra ser funcional para los adultos, puede seguir siendo a medida de niños. Es en ese momento en que- con la misma facilidad con la que una caja vacía y desgastada puede convertirse en una casa o en un castillo- una arqueología industrial- con más razón- puede transformarse en la partitura perfecta para solfear las notas de la niñez.

La antigua fábrica de cerámica de Laveno Mombello es un mastodonte que se ha dormido en las riberas del Lago Mayor, un titán de 27.000 m2 que durante décadas las lógicas de los adultos no han logrado despertar de su profundo torpor. Por este motivo, el Grupo Unipol– coloso de seguros y propietario del inmueble- ha encomendado a YAC la apertura de este majestuoso complejo arquitectónico a los escenarios de la infancia transformando una de las arqueologías industriales más imponentes de Europa en el jardín de infancia más grande del mundo.

¿Pueden las hadas vivir entre las grandiosas ruinas de una arquitectura industrial?

El grupo Unipol cree que sí. A través de Urban Up– el proyecto dedicado a la renovación inmobiliaria de los edificios de propiedad del Grupo- invita a los proyectistas a transformar la antigua fábrica de cerámica de Laveno Mombello en el campus para la infancia más grande e innovador de todo el mundo. En las fronteras de Italia, a un paso de Suiza, Francia y Alemania, las futuras generaciones encontrarán su “País de nunca jamás” entre las arquitecturas abandonadas de una antigua planta industrial, regenerada e innovada para tornarse fragua y refugio para la sociedad del mañana.

YAC agradece a todos los proyectistas que aceptarán este reto.

Más información en la web del concurso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s